La mayor parte de los ingresos de Google Play provienen de los juegos freemium

Es evidente que en Android los desarrolladores apuestan cada vez más por los juegos freemium, es decir, juegos gratuitos que incorporan micropagos o publicidad. Si echamos un vistazo a la lista de juegos más descargados en Google Play Store, encontraremos infinidad de juegos “gratuitos” como Clash of Clans, Angry Birds o Temple Run.

Según un reciente estudio publicado por App Annie, el 90% de los ingresos de Google Play provienen de la descarga de juegos, mientras que el 10% restante provienen de la venta de libros, películas y la descarga aplicaciones. Además el estudio ha desvelado que el 98% de los ingresos que se obtienen con los juegos provienen de los títulos freemium (tanto de la publicidad como de las compras in-app).

Puede que esta última cifra resulte muy llamativa, pero si nos paramos a pensar, los juegos más exitosos de Google Play siempre se han caracterizado por ser gratuitos: Angry Birds, Temple Run, Flappy Bird, Clash of Clans, Candy Crush Saga y un largo etcétera.

¿Por qué están desapareciendo los juegos de pago único en favor de los freemium? En primer lugar, por culpa de la piratería. Resulta demasiado fácil descargarse un juego para Android pirata e instalarlo en nuestro smartphone. Esto es algo que no sucede con iOS. En segundo lugar, por el rechazo de los usuarios a pagar por un juego para dispositivos móviles. Esto creo que es algo más bien psicológico. Muchos usuarios están dispuestos a gastarse 60€ en un juego para consolas pero se niegan a pagar 3€ por un juego para su smartphone.

Estas dos causas son importantes, pero el principal motivo es que los juegos freemium generan muchos más ingresos a las desarrolladoras. Dudo mucho que Clash of Clans o Candy Crush Saga generasen tanto dinero con el modelo de pago único tradicional. No digo que esto sea ni bueno ni malo. Las empresas siempre apostarán por aquel modelo que les aporte mayor rentabilidad y, en la actualidad, ese modelo se llama Free-to-play.