Análisis Super Hexagon para Android

Terry Cavanagh, ilustre creador de VVVVVV y de otras pequeñas maravillas como Don’t look back, nos trajo Super Hexagon allá por 2012 para dispositivos Apple y posteriormente para PC y Android. Cuando jugué por primera vez a esta locura epiléptica no daba crédito a lo que veían mis ojos, no es que yo tenga una hipersensibilidad a los colores, pero la sensación que experimente en ese momento debió de ser muy similar a los efectos  de la epilepsia.

Antes de entrar en materia me gustaría recomendaros que le echéis un ojo a la increíble banda sonora que acompaña al juego, chiptune de calidad que podéis comprar en Itunes por dos lereles.

Jugabilidad

No hay mejor método para entender la mecánica que probando el juego, pero trataré de hacer un pequeño resumen. Controlamos una flecha o triángulo en el centro de la pantalla la cual podemos hacer girar hacia derecha o izquierda. El objetivo es esquivar los muros que se ciernen sobre nosotros conformando diversos patrones geométricos, todo ello mientras el escenario gira sobre si mismo y cambia de dirección, y aderezado con cambios de colores y de música.

Super Hexagon Android

La figura geométrica sobre la que gira el juego es el hexágono, sin embargo a medida que pasan los segundos veremos como éste pasa a ser un pentágono o un cuadrado, obligándonos así a adaptarnos rápidamente a cambios dinámicos y repentinos en la jugabilidad. El objetivo es simple, aguantar el máximo tiempo posible. Simple pero no fácil, las primeras partidas sudaréis para sobrepasar la barrera de los diez segundos.

Gráficos y sonido

El aspecto visual del juego no es algo a destacar en este título, no porque no sea bueno sino porque los gráficos no afectan de ninguna manera al juego. El diseño es simple, unas cuantas estructuras geométricas y un amplio colorido. Sin embargo, la composición de colores que existe en algunos niveles, unido a la nitidez que presentan y a los patrones que conforman los “muros” hacen de Super Hexagon un juego digno de ver en movimiento.

Super Hexagon

Sobre la banda sonora solo puedo recomendaros que la escuchéis, merece la pena, y más si os gusta el chiptune. Creo que Super Hexagon ha sido el único juego Android de cuya música no he llegado a aburrirme a pesar de escuchar los mismos temas decenas de veces.

Dificultad

En el juego nos encontramos con tres niveles de dificultad; Hexagon, Hexagoner y Hexagonest. Cada uno de ellos implica una variación de la velocidad, un cambio en el esquema de colores, la música y los patrones geométricos. Una vez superados los 60 segundos en cada nivel se desbloqueará un Hyper Mode que ofrecerá una dificultad aún más endiablada si cabe.

¿Por qué comprar este juego?

La verdad es que no tengo por qué convenceros de que lo probéis, y mucho menos de que lo compréis, sin embargo si que os contaré simple y llanamente por qué yo lo adquirí en su momento. Era una tarde corriente cuando me dio un impulso masoquista y decidí que qué mejor forma de hacerme sufrir que con un juego con mecánica musical simple pero imposible, cabroncete (si se me permite decirlo) y repleto de chiptune. Tras esta enternecedora historia debo apuntar que mi relación con Super Hexagon duró un par de meses llenos de diversión, frustración y vicio.

Super Hexagon es uno de los juegos más exigentes y divertidos que han pasado por mi Smartphone, cuando llegas a la máxima dificultad te has convertido en una especie de jugador profesional que dejará anonadados a todos los que te vean jugar.

La mecánica aparentemente sencilla de este juego encierra horas de diversión y si tuviera que hacer una lista con los mejores juegos disponibles para plataformas Android, Super Hexagon ocuparía una bien merecida posición en la cabecera del artículo.

Sobre el autor

Un comentario

  1. Álvaro González
    06/06/2014

Publicar comentario